La admirable invisibilidad de Busi

Hay un jugador que le tiene robado el corazón a Guardiola, un futbolista elegido desde el primer entrenamiento por Messi, un compañero por excelencia en la calle, el vestuario y en la cancha, el peor de los adversarios para cualquier equipo que compita contra el Barcelona. Los suyos le llaman Sergio, popularmente es conocido como Busquets y también se cuentan los que le identifican como Busi en tanto que hijo del que fue portero azulgrana. A sus 23 años, Sergio Busquets se presenta como el medio centro de referencia de la selección española y del Barça.

Afirmó Del Bosque que le hubiera gustado ser Busquets. Y Guardiola reitera su admiración por el centrocampista de Ciutat Badia en cada conferencia de prensa por su personalidad y también por su capacidad para leer el fútbol. Asegura el técnico barcelonista que Sergio, campeón del mundo, de Europa y de España es el mismo muchacho que conoció cuando empezó a entrenar en Tercera División. Mantiene a los mismos amigos, se mueve por los mismos sitios, insiste en las mismas costumbres, hace exactamente las mismas cosas. Ni el éxito cambia su figura.

Imprescindible en el campo, Busquets se hace invisible en cuanto abandona el estadio, como si su quehacer no fuera noticia o no interesara a la prensa. Igual más o menos que Pedro. No es extraño que Guardiola hable bien de ambos con nostalgia porque los tres compartieron una temporada de ensueño que acabó con el ascenso a Segunda División B en 2008. Aunque es la misma persona, la diferencia es que el técnico del Barça B no es el mismo que el del Barça. Ha perdido ingenuidad y naturalidad y ganado estrés y presión por las muchas decisiones tomadas.

A Busquets, en cambio, se le vio actuar en Palma como en Barbastro: a la que Thiago fue expulsado, acudió en su defensa ante el árbitro, igual que antes protegía a los chicos del filial de la dureza del contrario en los campos de tierra y hierba artificial catalanes. Toda su vida se ha partido la cara por los suyos y por su equipo, incluso en los entrenamientos, circunstancia que no pasó desapercibida a Messi, que le quiere a su lado desde su estreno. Busquets es tan querido en el Barcelona como aborrecible resulta para los jugadores y técnicos adversarios.

Acusado por el Madrid de provocador y racista —por llamar supuestamente mono a Marcelo—, después de la semifinal de la pasada Champions, recientemente ha sido Arsène Wenger, entrenador del Arsenal, el que se ha referido a Busquets. “Me parece un jugador generoso, inteligente y tácticamente muy fuerte, importante por otra parte en la estrategia por su altura [1,89m]”, afirmó el francés. “Acelera el juego con sus pases rápidos y, por otra parte, sabe cómo forzar a los árbitros para que amonesten al rival. Finge que le hacen daño cuando es él quien golpea, tiene todas las debilidades morales del fútbol”.

Busquets mezcla tanto con los centrales como con los medios, defiende bien, divide la jugada y ayuda en la salida del balón. Mejora los laterales y a los volantes. Posicionalmente es único por el equilibrio que le da al equipo desde un puesto que exige discreción, sencillez y fluidez. Así que cuando consigue que el Barça juegue bien, parece que no está en la cancha y en cambio se hace presente en los momentos de apuro. Normalmente siempre toma la mejor decisión en el campo. Juega a un toque, fácil y rápido, se asocia bien y es muy competitivo.

Indispensable en cualquier esquema, Busquets prefiere tener la mejor panorámica del partido a arrimarse al área, de manera que se le ha visto más veces celebrar los tantos de su equipo abrazado a su portero que al ariete. Prefiere la continuidad a la sorpresa y la concentración al despiste, obsesionado con ser un tipo normal, amigo de sus amigos y enemigo de sus enemigos. El equipo le necesita en partidos delicados como el de hoy por la entereza del Milan y la fiereza de Ibrahimovic: “Allí estaré para lo que sea menester”, concluye Sergio Busquets.

Ramon Besa, El Pais

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/03/27/actualidad/1332869094_969392.html

About Marc Leprêtre

Marc Leprêtre is researcher in sociolinguistics, history and political science. Born in Etterbeek (Belgium), he lives in Barcelona (Spain) since 1982. He holds a PhD in History and a BA in Sociolinguistics. He is currently head of studies and prospective at the Centre for Contemporary Affairs (Government of Catalonia). Devoted Springsteen and Barça fan…
This entry was posted in Soccer. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s