Fetiche Iniesta

La historia de los mejores equipos se explica a menudo a partir de una jugada que la memoria de sus aficionados retiene de por vida. La leyenda del Pep team, como Martí Perarnau bautizó al equipo de Guardiola, o del dance team, como propone denominarlo Ramon Faus, seguidor histórico del Barça, padre del vicepresidente Xavier Faus, se inició el 6 de mayo de 2009 con el gol de Andrés Iniesta al Chelsea en Stamford Bridge.

Alves progresó por la banda derecha y centró al punto de penalti, donde rechazó de cabeza Terry. El balón se fue en dirección a Eto’o. Aunque la jugada parecía franca para el despeje de Essien, la pelota acabó a los pies de Messi, quien la tocó para la llegada de Iniesta al balcón del área. El volante manchego le pegó —“con toda mi alma”, dice— con el exterior del pie derecho y se coló por la escuadra izquierda de Cech.

Guardiola, que celebró el gol marcado en el tiempo añadido con una carrera desenfrenada por la banda solo interrumpida por Sylvinho cuando le convino sobre la necesidad de ganar tiempo con los cambios, le gusta recordar que si a Iniesta le salió un tiro imparable fue porque su pierna estaba cargada “con la voluntad de todo el barcelonismo”. El tanto daba el empate al Barça y su clasificación para la final de Roma.

“Yo creo en el destino y aquel remate tenía que entrar”, recuerda el centrocampista internacional azulgrana; “ya sé que el Chelsea se quejó del arbitraje y se habló de robo, pero a nosotros nos pegaron muchas patadas. Merecíamos el gol. Nunca había vivido un momento de tanto éxtasis”. Aquel tiro marcó el despegue del Barça y acabó con las aspiraciones del Chelsea en la Liga de Campeones.

Los barcelonistas han contado desde entonces 13 títulos de 16, por cuatro del equipo inglés, que ha cambiado cuatro veces de técnico: Hiddink dejó el puesto a Ancelotti y después llegaron Villas Boas y Di Matteo. Las plantillas, en cambio, son parecidas: nueve titulares de aquella semifinal siguen en el Barça —faltan Touré Yayá y Eto’o— por ocho en el Chelsea después de la partida de Alex, Ballack y Anelka.

Iniesta, que debutó en el Barça el 29 de octubre de 2002 en Brujas, cumplió el sábado contra el Levante su partido número 400 como azulgrana, una cifra que solo han alcanzado nueve futbolistas más, encabezados por su compañero Xavi. Hoy es un jugador desequilibrante y de fama mundial, agrandada por el célebre gol que valió el título de campeona mundial a la selección española en Sudáfrica 2010. A sus 27 años, le avalan 40 tantos y 55 partidos consecutivos sin perder últimamente, convertido de forma definitiva en un fetiche.

Hoy comparecerá ante la prensa para recordar de nuevo su tanto en Stamford Bridge antes de emprender viaje por la tarde a Londres. “Allá, en Inglaterra, empezó una época muy bonita”, insiste. “Ver a la gente feliz me resulta impagable”, aseguraba el jugador el día siguiente a su golazo en una entrevista que ayer reemitió Barça TV; “es espectacular comprobar cómo una acción cambia la suerte: de estar fuera a disputar la final. La pelota tenía que entrar por aquel agujero”. Al Barça se le dan bien sus visitas a la capital británica. El dream team conquistó la primera Copa de Europa para el club en el viejo Wembley (1992) y en el nuevo estadio Abidal levantó el año pasado la cuarta después de derrotar al Manchester United.

Los azulgrana afrontan el tramo final de la temporada con posibilidades nuevamente de ganar los tres títulos que quedan en juego tras conquistar los otros tres disputados al inicio de curso: las dos Supercopas y el Mundial de clubes. Finalista de la Copa del Rey, se mide este miércoles y el martes 24 al Chelsea en las semifinales de la Champions y el sábado aguarda al Madrid en un partido crucial para el desenlace de la Liga. Derrotado en Pamplona el 11 de febrero, ha encadenado 11 victorias y está a cuatro puntos del Madrid a falta de cinco jornadas.

La plantilla y el entrenador, en cualquier caso, prefieren no comentar nada sobre el próximo clásico y se remiten al partido contra el Chelsea. “La experiencia nos dice que son eliminatorias muy duras y abiertas”, coinciden los futbolistas. Los enfrentamientos vividos en los últimos ocho años están salpicados de jugadas polémicas y fuertes declaraciones por parte del entonces técnico blue José Mourinho: el gol de Terry a la salida de un córner que eliminó al Barça en 2004-2005 ante las protestas de los muchachos de Frank Rijkaard; la expulsión de Del Horno tras barrer a Messi que originó la sorprendente queja de Mou: “En Cataluña hay mucho teatro del bueno”; la celebración de Special One en el Camp Nou después de la fase de clasificación de 2006-2007, y finalmente el gol de Iniesta con Guus Hiddink en el banquillo de Stamford Bridge.

El Chelsea de Drogba, Terry y Lampard, ahora ya con Torres de amuleto, está convencido de que la Champions le debe una desde entonces mientras en el Barça repiten a coro con el fetiche Iniesta: “Allí empezó todo”.

Ramon Besa, El Pais

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/04/15/actualidad/1334516792_553873.html

About Marc Leprêtre

Marc Leprêtre is researcher in sociolinguistics, history and political science. Born in Etterbeek (Belgium), he lives in Barcelona (Spain) since 1982. He holds a PhD in History and a BA in Sociolinguistics. He is currently head of studies and prospective at the Centre for Contemporary Affairs (Government of Catalonia). Devoted Springsteen and Barça fan…
This entry was posted in Soccer. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s