Messi glorifica a Guardiola

El Camp Nou fue más que nunca un clam al inicio y al final: “¡Guardiola!”. La gent blaugrana despidió a su entrenador con una ceremonia muy culé. El oficio tuvo un tono medido, a veces romántico, siempre muy estético. No es fácil proceder con naturalidad y espontaneidad cuando manda la organización. Los mejores instantes acostumbran a llegar de manera insospechada en el fútbol, y al fin y al cabo el de Guardiola ha sido siempre un equipo de capítulos y mucha continuidad en el juego más que de momentos. Ha calado el fútbol de forma armónica y los títulos no se han contado nunca como producto de la casuística sino como consecuencia de un método elaborado en La Masia. Ya pasaron los mejores momentos, de manera que ahora se impone un ejercicio de nostalgia, después que se oficiara un acto de gratitud.

Ayer había cola en el Camp Nou para darle las gracias a Guardiola. Querían quedar bien los directivos, que han viajado por el mundo con un Rolls Royce, más que nada porque el equipo ha ido como una seda: nunca fue tan fácil ser miembro del consejo como hasta ahora. Los jugadores jamás habían disfrutado ni ganado tanto como con el todavía entrenador del Barça, de manera que anoche cada uno intentó a su manera devolverle el afecto recibido y la grandeza alcanzada, sobre todo Messi, que le dejó un gol como recuerdo. Y los aficionados desfilaron por los distintos murales del estadio para dejar su firma y dedicatoria al técnico por hacerles más felices que nunca, cosa que se ve y se nota en la exhibición de los símbolos barcelonistas en el campo, la calle y las aulas: a la gente le gusta vestir la zamarra azulgrana.

El mayor mérito de Guardiola en sus cuatro años de mandato ha sido situar al equipo a la altura de la grandilocuencia de un club centenario. El salto de calidad es mayúsculo: el Barça ya no solo tiene un relato como institución sino que también dispone de uno de los discursos futbolísticos más admirados. Si Gamper ha sido el presidente por definición y Kubala el jugador que mandó construir el Camp Nou porque Les Corts se había quedado pequeño, Guardiola es el entrenador por excelencia.

Ocurre que Pep está agotado y necesita tomar aire, distanciamiento, para regresar quien sabe en condición de qué después de ser recogepelotas, jugador, capitán y entrenador y tras haber convertido a Messi en el mejor jugador mundial. Y bien que se lo agradeció anoche La Pulga con cuatro goles, uno por cada una de las temporadas en las que Guardiola ha estado en el banquillo del Camp Nou. Abatido Cristian Álvarez, Messi acudió en busca de Guardiola y el equipo se fundió en un abrazo multitudinario con su entrenador. El detalle salvó el partido y fue el mejor colofón del homenaje a Guardiola.

La carga emotiva ayudó a digerir un partido sin historia, sin picante deportivo, porque el título de Liga ya está en Madrid y Europa le pilla lejos al Espanyol. Acaso los blanquiazules procuraron dignificar el derbi porque no atendieron a la amabilidad que sugería la despedida de Guardiola sino que como buen adversario ciudadano quisieron discutir futbolísticamente con el Barça. Nada nuevo, por otra parte, si se recuerda que Pochettino es el técnico que más puntos le ha quitado a Guardiola. Aprietan siempre los españolistas a los barcelonistas. La presión es intensa en la divisoria, donde forman cuatro medios, y también en el área barcelonista, zona en que los delanteros del Espanyol buscan el uno contra uno con los zagueros del Barcelona.

Al Barça le costó salir de su cancha, eliminar el acoso adelantado del Espanyol, y dar velocidad al balón. A falta de profundidad y desequilibrio colectivo, se impuso la calidad individual a balón parado. La diferencia la marcó Messi desde el inicio cuando coló un libre directo desde fuera del área a la escuadra izquierda de Cristian Álvarez. Ni Weiss ni Verdú, en cambio, atinaron en sus lanzamientos de falta ante el marco de Pinto. A falta de juego, alterno como era el dominio, las jugadas episódicas y las intervenciones desafortunadas del árbitro marcaban el partido.

Ausentes Alves y Cesc, desterrado de nuevo Iniesta al extremo izquierdo, al Barcelona le faltaba control y fluidez de la misma manera que no tenía llegada ni pegada el Espanyol. No quedaba más remedio que mirar a Messi. La Pulga aspira a ganar el Pichichi (50) y la Bota de Oro (72) mientras Valdés se asegura el Zamora. Los guiños del fútbol son así de caprichosos: el Barcelona ha perdido la Liga a pesar de contar con el mejor portero y el máximo artillero. Messi marcó ayer los cuatro: dos de penalti, los dos muy discutidos; uno de falta y, en medio, un tercero marca de la casa por la manera como cruzó la pelota después de la asistencia de Adriano.

El monólogo de Messi, solo interrumpido por un salto espectacular de Mascherano para evitar el gol del honor del Espanyol, iluminó un partido en que la hinchada se contuvo durante mucho rato, como si aguardara hasta el final, más que nada porque así lo había mandado Guardiola, que siempre quiere cada cosa a su tiempo. Y bien que hace porque Messi no metió el quinto de milagro en la penúltima jugada después de tocar la pelota a la carrera sobre la salida del portero del Espanyol. A buen seguro que ningún regalo le gustó más a Guardiola que los cuatro goles de Messi.

Ramon Besa, El Pais

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/05/05/actualidad/1336253411_206216.html

About Marc Leprêtre

Marc Leprêtre is researcher in sociolinguistics, history and political science. Born in Etterbeek (Belgium), he lives in Barcelona (Spain) since 1982. He holds a PhD in History and a BA in Sociolinguistics. He is currently head of studies and prospective at the Centre for Contemporary Affairs (Government of Catalonia). Devoted Springsteen and Barça fan…
This entry was posted in Soccer. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s