El Atlético pone el fútbol por las nubes

Neptuno tenía visita. En Bucarest lo llenó de agua un equipo grande ante un rival muy grande al que le pesó el tamaño de la final. La Liga Europa parece una competición hecha a medida del Atlético. Si la regularidad no es su fuerte, los momentos estelares no le deslumbran. En Bucarest deslumbró al fútbol con una noche mágica de sus dos grandes figuras, el goleador Falcao y el violinista Diego. Los grandes partidos reclaman siempre a los grandes futbolistas. Si acuden a la cita, ratifican su grandeza. Si llegan tarde, se pierden la gloria. Falcao es de los que madruga para no faltar a su destino. Siempre intenta coger el primer tren que pase por su puerta. Cuando llegó apenas habían gastado unos pocos minutos de espera, cuando, gentil, Amorebieta le abrió la puerta. Falcao, implacable, le rompió la cintura en un par de quiebros y puso el balón con un toque precioso en el ángulo donde anidan las telarañas, muy lejos de los guantes de Iraizoz.

El gol no solo le dio al Atlético la ventaja en el marcador y el estilo que ansiaba para disfrutar de los espacios. Le dio mucho más, porque sacó del partido a la mayoría de los futbolistas del Athletic, que sufrieron el mayor pecado que se puede cometer en una final: regar el manojo de nervios con el que acudieron a la cita europea. En apenas 45 minutos, cometió más errores no forzados que en toda la temporada. Difícil que en tales circunstancias el balón llegue a Llorente, encarcelado por Godín y Miranda, y muy fácil que la pelota acabe en los pies de Falcao, o de Adrián, o de Turan o del omnipresente Diego.

Tan generoso andaba Amorebieta, confuso desde el primer gol del colombiano, que se permitió unadelicatessen en el área que no se corresponde con su jerarquía futbolística. El centro subsiguiente lo recogió Falcao, que ya viajaba enbusiness, y se marcó un quiebro de espaldas a la portería, para hacerse sitio en la butaca del área, y marcar con la izquierda un gol soberano.

Un suicidio ante un equipo como el de Simeone, convertido en un ejército que maneja bien los tiempos, que sabe frenar los ataques, al límite o sobrepasándolo si es preciso de la legalidad reglamentaria, pero ajeno a la violencia. Gabi y Mario Suárez eran como un cortacésped que le segaron el juego a Iturraspe, ausente. Todo el Athletic se reducía a dos futbolistas que, ajenos al nerviosismo, maniobraron en la segunda línea: Muniain y Herrera pusieron electricidad a un equipo bilbaíno que se había quedado sin voltaje. Aún así, con 1-0, tuvo su acercamiento a la gloria, es decir a la cita con los partidos fundamentales, cuando empalmó un centro de Iraola, pero le dio con el costadillo del pie y en vez de rematar despejó. Y la tuvo más tarde Muniain con un disparo que repelió, muy ágil, Courtois.

Fueron los fogonazos bilbaínos en un partido que en su primera mitad tenía fijados los focos en el Atlético y especialmente en su ilustre figura Falcao, que buscaba rabiosamente el flanco por el que se movía Amorebieta. Diego y Turan se movían por todo el campo como puñales en busca de su diana. Herido habitual era Iturraspe, normalmente el faro que ilumina la transición del equipo de Bielsa, pero le rompieron la bombilla. Por eso era más sombrío, más tenue, con su estrella apagada y apenas con las luces de posición que se empañaban en mantener Herrera y Muniain.

Bielsa recompuso estrategia y futbolistas tras el descanso. Íñigo Pérez dejó en el banquillo pensando a Iturraspe e Ibai Gómez hizo lo propio con Aurtenetxe. Despobló Bielsa la defensa en busca de más profundidad. Pero la armadura rojiblanca era poderosa y apenas tenía leves rasguños. No solo se sentía ganador sino gobernador del partido, por más que la pelota estuviera en los pies del oponente. Se sentía asegurado por la fortaleza de sus centrales, que convirtieron a Llorente esta vez en un arma de fogueo. Amén de la pelota, le robaron la ilusión. La sucesión de faltas rojiblancas en el medio campo acrecentó los nervios del equipo verde esperanza, casi al mismo ritmo que caían los minutos en el reloj.

Atacaba el Athletic, pero asustaba el Atlético. En los partidos afilados, la hoja de Turan, Adrian y Diego es demasiado fina para una defensa demasiado blanda. Cuando hay que tirar del mazo, encontraba a Falcao. El Athletic nunca encontró a Llorente, atosigado en el área, sin movilidad, fijado por los centrales como un poste a la tierra firme. Su mayor peligro eran las diagonales, cada vez más espaciadas de Muniain para pasearse entre las dos líneas defensivas que propuso Simeone. Más alegría le dio Ibai Gómez, un chico con un toque poderoso. La presencia de Toquero buscaba el objetivo de mover a los centrales, de abrir la defensa para que corriese el aire en la calurosa noche rumana. Ibai Gómez se convirtió en la dentadura de un equipo con demasiada caries. Sus arrancadas y su fe le dieron al Athletic dos ocasiones para volver a la vida. La última de De Marcos, que se fue alta, era otra puerta abierta tras el suicidio de los centrales rojiblancos.

Por momentos pareció que el Atlético volvía a su versión más tópica, la que le hace caer en apenas un suspiro en depresiones que le devuelven a su mitología de equipo capaz de lo mejor y de lo peor. Tan insistente era el agobio del Athletic que se echó a temblar, se fue para atrás, tan hacia atrás que casi se acula en la valla. Tanto acoso produjo el momento fiero de un león herido. Las ocasiones se incrementaron en tal medida (la de Susaeta fue clamorosa) que alguien vio volar unas cuantas pupas por el cielo de Bucarest. Era la versión menor del Atlético, ya más preocupado por el reloj que por el juego, y que a punto estuvo de secar la fuente de Neptuno.

Pero en las grandes citas, y en la noche de Falcao (también disparó al poste), no podía faltar Diego, el ingeniero, el artista, el artesano, para dejar su sello con un gol al nivel exigido en una acción individual. Todo el acoso laborioso, entregado, del Athletic, atacando en tromba, dejando el corazón más que la cabeza, en busca de un objetivo casi imposible, fue borrado de un plumazo por un gol de bailarín, de esos que se construyen con un violín en los pies.

El fútbol, para ser eléctrico, necesita unos principios inquebrantables, goles como soles y unas aficiones indesmayables. Las tres cuestiones se cumplieron a rajatabla. Aunque los goles cayeron de un solo lado y en momentos psicológicos del partido. Y en asuntos psicológicos el Atlético vive muy por delante del Athletic. Una final exige poner muchas cosas en juego. Y el Atlético las puso todas (incluso un cierto suspense como resucitando sus viejos fantasmas) ante un rival más que digno, más que laborioso, más que valeroso. Le queda la ilusión de saber que dos jovenzuelos, Muniain e Ibai Gómez, pudieron con el peso de una final. Cuestión de futuro. Por unas y otras razones, entre ambos pusieron el fútbol español por las nubes.

Eduardo Rodrigálvarez, El Pais

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/05/09/actualidad/1336585425_386481.html

About Marc Leprêtre

Marc Leprêtre is researcher in sociolinguistics, history and political science. Born in Etterbeek (Belgium), he lives in Barcelona (Spain) since 1982. He holds a PhD in History and a BA in Sociolinguistics. He is currently head of studies and prospective at the Centre for Contemporary Affairs (Government of Catalonia). Devoted Springsteen and Barça fan…
This entry was posted in Soccer. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s