El vendaval Springsteen ya ha llegado

Si vives en España, es imposible escapar al vendaval SpringsteenDifícil lo tienes, si lo que quieres es que no te salpique o no encontrarte con algo relacionado con el boss en estos días. El domingo arranca la gira por Europa, con parada en Sevilla, y toda la información sobre él se dispara. El rockero de masas ya está en todas partes. Esta ruta norteamericana no es tampoco indiferente ante este acontecimiento. De hecho, en los últimos días este escribiente casi no ha hecho otra cosa que ver a Springsteen por todos lados y eso que la gira no ha comenzado.

Por eso, desde aquí, un aviso a navegantes. Mañana, los seguidores de Bruce Springsteen pueden disfrutar de un Informe Semanal (TVE, 21.30 y también en distintas programaciones de 24 h.) dedicado a la figura del músico de Nueva Jersey y su relación con España. Coordinado y elaborado por Marcos López, presentador de los Informativos del Fin de Semana de TVE y talentoso compañero de profesión, esta edición de Informe Semanal se referirá a la trascendencia de la figura social de Springsteen, el impacto de su música, los cambios y vaivenes musicales de los últimos años en solitario y con la E Street Band y su capacidad para convocar a decenas de miles de personas, con especial atención a España, uno de los lugares donde más personas acuden a sus conciertos y más fechas reserva en sus giras europeas.

Para ello, el programa de La Primera entrevista a seguidores, coordinadores de clubs de fans, promotores, músicos y críticos musicales. Tengo la suerte de haber compartido con Marcos una gran noche de conversación para la entrevista que me hizo para este reportaje y, sin saber cómo será el producto emitido, no me cabe la menor duda que guardará la pasión que él desprende por la música de Springsteen en particular y el rock en general.

No es la única parada que el seguidor o curioso por la obra de Springsteen puede hacer estos días. En las librerías, también hay material jugoso. Se trata del libro Bruce Springsteen: De Greetings from Asbury Park a la tierra prometida (Random House – Grijalbo), coordinado por Magela Ronda. Un verdadero regalo para el fan de toda la vida. Una golosina difícil de superar donde cada capítulo incluye análisis de discos, giras correspondientes, con crónicas de conciertos, testimonios exclusivos de fans de todo el mundo, crónica vital del músico en cada momento, comentarios seleccionados de Springsteen y un material fotográfico y de memorabilia exquisito.

Soy uno de los autores (junto a Ignacio Julià, Julio Valdeón Blanco, Javier Pérez de Albéniz, Jordi Bianciotto, Nando Cruz, Héctor García Barnes…) que han dado forma al contenido del libro, pero no por ello quiero que se pierda la posibilidad de recomendarlo. Sería un error. En serio, como le dije a la propia Magela el día que pude verlo terminado, creo que no se ha hecho un libro de estas características sobre Springsteen en España, tan bien cuidado, con tanto mimo, con tanta variedad de perspectivas. A todo lo dicho hay que sumar las firmas de los mejores críticos de la revista Backstreets (Charles Cross, Jonathan Pont, Erik Flannigan, Chris Phillips) o las entrevistas hechas a miembros de la E Street Band a cargo de Salvador Trepat, director de Pointblank. Cualquiera que guste de leer de música y de Springsteen estaría haciéndose un gran regalo adquiriéndolo. Todo el mérito de Magela y su equipo editorial.

¿Qué tiene Bruce Springsteen para generar esta lealtad entre sus seguidores y hacer tanto ruido? Tarea difícil es desdeñarlo y explicarlo. Mientras tanto, toca esperar al comienzo de la gira, escuchar su música y, claro, leer sobre él. Leer mucho sobre él. A los interesados, permanecer atentos desde mañana a El País, en sus ediciones de papel y web, porque será un fin de semana en el que el vendaval Springsteen pasará con fuerza. Esta Ruta Norteamericana ya se agita con la promesa de tormenta y ofrece el siguiente texto del periodista musical Miguel Martínez para el disfrute y el debate de todos.

“Wrecking Ball”, o el gospel de (y para) Cipriano Algor

En cierta forma, parece haberse consensuado entre los entendidos, expertos, portavoces, etcétera, en la materia Bruce Springsteen (en la materia y en su material), y ahí entran veteranos y también los más o menos recién llegados, que hay dos Bruce Springsteens: el de los 70 y los 80 y el de después. Siendo el primero, claro, el bueno, el mejor, el auténtico. Ya sabes. Así que con tanto generador de opinión pública dándole a dicha manivela, esa es la realidad que se ha impuesto. Debo ser uno de los pocos que no comulgan con esa hostia. Perdón, opinión. Tampoco con la contraria, aviso. De los pocos que piensa que “Lucky Town” es un álbum que ocupa una de las posiciones centrales de su carrera (volveré a eso más tarde). De los pocos que sitúa “57 Channels (And Nothin’ On)” en la parte alta de sus movimientos infravalorados / incomprendidos. De los pocos que ven a “Man’s Job” y “Girls In Their Summer Clothes” como reválidas superiores, gramo por gramo, a “The Brokenhearted” y “Breakway” -ambas en “The Promise”- de su obsesión (but in a good way) con Roy Orbison. Y así podría seguir un rato largo, pero no es plan.

Y no lo es porque estoy aquí para hablar de “Wrecking Ball”. Un disco que, en sintonía con lo que has leído hasta ahora, considero que se puede conectar con “Darkness On The Edge Of Town” y “Nebraska” usando la misma lógica que al escuchar esa epatante canción que es “You’ve Got It” hace que notemos (¿lo notas?) que por esa misma curva echó humo hace veinte años el tren de “Cross My Heart”: aquel fue otro movimiento infravalorado, con la apropiación / adaptación (acreditada) de parte de la letra del tema homónimo del bluesman Sonny Boy Williamson II, su mayor guiño en estudio al blues hasta el “Countin’ On A Miracle” acústico, pasando casi tan desapercibida como ahora la sombra (no acreditada) de la tercera estrofa de “Yakety Yak” de The Coasters sobre la primera de “Easy Money”.

Volvamos a “Lucky Town”. Fue ahí donde Bruce se soltó el pelo con el gospel, máximo común denominador entre sus influencias desde que rompió con la E Street Band en 1989 hasta ahora -sin olvidar, claro, “We Gonna Get Out Of This Place” en la versión de The Animals, su querido Eric Burdonsiempre ahí-. Ha habido otras inspiraciones recientes, pero el gospel es el palo mayor de casi todos sus barcos desde hace veinte años. Fue la brisa que empujó al mejor de sus dos discos del 92, a “The Rising”, a su buceo en el cancionero de Pete Seegery, también ahora, a “Wrecking Ball”. Por no hablar de “Devils & Dust”. No me estoy refiriendo solo a la música con esto del gospel, también a las letras: la presencia de imagenería religiosa ha subido en sus canciones más que la marea, para luego no bajar. Un lenguaje que llega por la derecha para contar historias desde la izquierda. Todo eso también se soltó el pelo en “Lucky Town”, aunque, ya lo sé, ya, que venía de muy lejos, de antes incluso que pusiera a aquellas monjas calvas a correr en “Lost In The Flood” en 1973 por los pasillos del Vaticano. Y vayan ustedes a saber si después de lo de tocar “Bishop Dance” en Newark el 2 de mayo igual cualquier día también cae en directo “If I Was The Priest”, otra rareza de su cancionero aún más rara.

Resumiendo: si el disco que incluía “If I Should Fall Behind” era gospel para la celebración de un nacimiento (pongamos el de su hijo Evan James, o el de unos días mejores, o el de un salto al vacío sin la E Street Band, o el de los tres juntos) y, de rebote, para encarar los miedos que venían con eso, el de “Wrecking Ball” es gospel para sobrellevar (no están los tiempos para celebraciones) unos días peores, los del derrumbe de un mundo y el advenimiento de otro, un viejo conocido (“hard times come, hard times go”, canta en el título que bautiza al álbum) que ya nos tiene rodeados. Un viejo conocido que se parece mucho, porque es siempre el mismo, al que describe José Saramago en su libro “La caverna”. Sí, “Wrecking Ball” es una muy certera -por cierta, sabedora y bien informada- banda sonora para escuchar mientras se piensa en el Centro, ese inmenso gigante gris, monstruoso, que, como en “Death To My Hometown”, trae la muerte al mundo del alfarero Cipriano Algor, protagonista de esa obra del escritor portugués como podía haberlo sido de “Jack Of All Trades”.

Con esa idea me quedo y le doy vueltas. Mientras, voy leyendo críticas sobre la última entrega discográfica de Bruce. Las repaso y tengo la sensación de que, como ocurrió con “Lucky Town” en su día, y hasta con “We Shall Overcome: The Segger Sessions” en el suyo, en el fondo, salvo excepciones, no se valora (o cuestiona) este disco por lo que es, sino por lo que no. ¡Qué vuelva el Springsteen rockero de los 70!, dicen algunos. ¿Cuál, el de “Mary Queen Of Arkansas”, el de “The Angel”, el de “4th Of July, Asbury Park (Sandy)”, el de “Meeting Across The River”, el de “Factory”? Tranquilos, guitar heros, no arméis las de Cain, que ya regresará. Ahora, como informa “We Are Alive”, anda por Maryland en 1877 o Birmingham en 1963. O por tu ciudad afortunada en 2012.

PD: Cuando hace unos años preguntaron a Springsteen cuál era el estadounidense vivo a quien más admiraba como inspiración, respondió que el escritor Philip Roth. “Que con más de 60 años esté haciendo un trabajo con tanta fuerza, tan lleno de revelaciones sobre el amor y el dolor emocional, esa es la manera de vivir tu vida artística”. Hey, guitar hero, ¿quieres revelaciones sobre el amor y el dolor emocional? “Rocky Ground”. Ah, no, que “es rap”, como “57 Channels (And Nothin’ On)”. Vaya, con la iglesia hemos topado.

Fernando Navarro, La Ruta Norteamericana

http://blogs.elpais.com/ruta-norteamericana/2012/05/el-vendaval-springsteen-ya-ha-comenzado.html

About Marc Leprêtre

Marc Leprêtre is researcher in sociolinguistics, history and political science. Born in Etterbeek (Belgium), he lives in Barcelona (Spain) since 1982. He holds a PhD in History and a BA in Sociolinguistics. He is currently head of studies and prospective at the Centre for Contemporary Affairs (Government of Catalonia). Devoted Springsteen and Barça fan…
This entry was posted in Music. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s