… Que son pocos y cobardes

Una vez que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado hayan reducido convenientemente a la plaga de los estudiantes revoltosos, de los perroflautas del 15-M, de los maestros huelguistas y de los médicos y enfermeras protestones, de los rectores insumisos, de los hinchas del Barça o del Athletic, todavía tendrán más tajo, que deberán irse corriendo hasta Gibraltar para defender a nuestra sagrada España de la invasión de los 30.000 gibraltareños. ¡Defiéndete llanito, si eres hombre!, les gritarán. Y mientras los homenajes a Miguel Gila continúan en TVE, La Razón y Abc, Carlos Dívar sigue siendo presidente del Consejo del Poder Judicial y delTribunal Supremo, que seguramente los prolongados descansos donde ustedes saben le habrán despejado el cerebro y será capaz de ejercer su delicada labor como un equilibrado joven. Como es un señor, Dívar “lamenta el quebranto para el Supremo y el Poder Judicial” que ha causado este asunto. Pero como además es un fervientísimo católico, tanto que no se puede ser más, el acto de contrición borra la pena y ahí seguimos tan telendos: en la presidencia. Y ya veremos qué hacemos los fines de semana. ¿No se ha confesado? Pues entonces.

No salimos del pasmo, que ahora resulta que el PP va a crear “el mayor banco público de la Historia”. Es que me da la risa.

Así que aquí nos tienen, encelados con el abucheo, sea o no sea, del partido de fútbol, que es lo que de verdad nos interesa a los ciudadanos, ajenos a la crisis, Bankia o lo que haga el BCE. En La Razón, por ejemplo, el más reciente Pedro Narváez o el más veterano José María Marco andan con esta cosa. Como Alfonso Merlos –ojo, peligro- oJosé Luis Martín Prieto, “Los gamberros nos quieren tocar el pito sabiendo que no vamos a usar el chuzo”. ¡Cuánta firma, señor, desperdiciada en semejante tontuna! Inane Narváez, si me permiten decirlo, y falsamente profundo Marco, como casi siempre, que los suyos no pasan de artículos reaccionarios de la A a la Z, recubiertos de un falso aplomo intelectual. Habla de regresiones: “En estas primeras décadas del siglo XXI, la vida civil y moral española está conociendo algunas importantes tendencias regresivas de orden casi antropológico. Una de ellas es el movimiento 15-M. El 15-M equivale a la infantilización de la acción política, el grado sub-cero en cuanto a la inserción de las personas en la vida pública”. Pero vayamos a lo que nos interesa, que lo del 15-M era solo una excusa:“Más propiamente nuestros son los nacionalismos. El nacionalismo es una ideología que se utiliza para crear una nación allí donde dicha nación no existe. Esta invención requiere la selección y el descarte de todo aquello que los nacionalistas no consideran nacional”. Y más adelante: “Se entiende así por qué el nacionalismo es una forma de regresión -de las más peligrosas, además- desde formas complejas y tolerantes de convivencia hasta formas de vida poco desarrolladas y nada proclives a la tolerancia ni al diálogo”. De la regresión al siglo XIX a la que nos están llevando las políticas de quienes él apoya y surte de teorías en FAES,nada dice. Se le habrá pasado.

El editorial está dedicado a José Manuel Gómez Benítez y sus denuncias contra Dívar. Se lo resumo brevemente con el sumario que ellos mismos ofrecen: “El vocal Benítez está obligado a dimitir por su conducta desleal y mezquina”. ¿Tiene La Razón alguna opinión formada sobre los fines de semana –un poco largos, sí, pero sin duda justificados por el insoportable estrés de su cargo- del magistrado presidente Carlos Dívar, en aquel hotelucho en aquel páramo, lugar extraordinariamente oportuno para la meditación y el recogimiento de un alma pura como la suya? Pues no lo dice. Pero dado que los estudiantes, los maestros, los catedráticos, los rectores, los médicos y, en general, todos los funcionarios, según Marhuenda, son unos vagos redomados que no dan ni clavo, a lo mejor tiene alguna palabra sobre la extensa labor recreativa del alto magistrado. Digo.

Y vean cómo La Razón es capaz de llamar descerebrados y pusilánimes a once rectores de once Universidades españolas: “La presidenta de los rectores presentó al colectivo como víctima del ministro, pero fueron los responsables universitarios los que dinamitaron la cita con Wert. Adelaida de la Calle cobró un protagonismo esencial en el plante. Movilizó a los rectores contra el Gobierno, pese a que al menos once de ellos eran partidarios de la reunión con Wert. De la Calle actuó como un agente político al servicio de intereses ajenos a la Universidad. Nada sorprendente en una persona tan próxima al PSOE”. ¡Qué arrojado carácter el de esta nueva Pasionaria, y qué escaso espíritu el de los once rectores, sumisos ante tan enérgica revolucionaria!

En Abc hay editorial sobre Gibraltar. Qué pereza volver a leer, como seguro que lo hice en el Abc de los años 60, frases como ésta: “En el conflicto de Gibraltar, los extremos deben descartarse: ni consentir la humillación ni apasionarse con patriotismos estériles”. Sí, claro, está bien. ¡Cincuenta años después nos trae la misma matraca! Por favor… ¿Decíamos antiguo? José María Carrascaltambién escribe sobre Gibraltar: “A ingleses y gibraltareños no hay que contentarles ni convencerles ya que no atienden a los halagos ni a las razones. Sólo, a los intereses y a la fuerza. ¿Por qué no se atrevieron a enviar patrulleras a defender la democracia en Hong Kong?”. Pues eso, lo que vengo diciendo: a la guerra.

Jiménez Losantos, en El Mundo, se permite esta ¿gracia?:“Cuando la Copa se llamaba del Generalísimo ningún catalán o vasco se disfrazaba de ‘tifoso’”. Curioso transformismo el de este corneta nuestro, que si no me equivoco en las fechas, por aquellas épocas debía militar en Bandera Roja. ¿De qué tenía que disfrazarse él mismo para que no le apalearan los grises o, peor, los policías de la Brigada Político Social, antes de meterle en la cárcel? Un poco de dignidad le impediría a él mismo, por mucha revelación ultraliberal que haya experimentado, evitarse las bromitas con aquella dictadura inhumana. Dice también que echa en falta a “Urdangarin y a Cristina, ejemplos de ventajismo político y golfería institucional, en esta marcha sobre Madrid de los fascios redentores de Euskal Herria y los Països Catalans”. Más bromitas.

Y ya que estamos de deportes, El Mundo titula así su editorial: “Todos con el sueño olímpico de Madrid”. ¿Inocente? Quiá: “Si la candidatura de Barcelona gozó de todo el apoyo institucional y popular, parece justo que Madrid reciba el mismo trato”. Ahí íbamos. ¿Crisis? Para otras cosas…

LAS FACHADAS

Pues nada, saquen el casco, que hay que declarar la guerra a Gibraltar. Primero. Y luego al Reino Unido. O si nos ponemos, al mismo tiempo. Ahí tienen La Razón, dispuesta a todo. Esa es la buena noticia, que vamos a la guerra. La mala es que “La Fiscalía no ve delito en pedir que se pite el himno en la final”. ¡Qué desgracia! ¿Y esa llamada a defender a la patria frente a los villanos llanitos con esa enseña nacional como reclamo de la fachada de Abc? Abajo dice algo que suena: “Rajoy logra que China invierta 500 millones de euros en España”. ¿Se acuerdan de las inversiones chinas de Zapatero y lo que se rieron nuestros amigos, Abc en primera línea de batalla? El Mundo se inclina por el banco público. Hagan lo que quieran en el día de hoy, salten, corran, duerman, lean… pero por favor, no se pierdan la fachada de La Gaceta, que ¡lleva la partitura de la Marcha Real, el himno de España! ¡A ver, tarareen todos, hombres también!

NON PLUS ULTRA

Detraigo para esta sección algunos comentarios a raíz del partido, y por extensión los nacionalistas, porque son, o eso me parece, dignos de una lectura más detallada. Por ejemplo, la directora adjunta de La GacetaMaite Alfageme: “La exaltación patriótica, entenderán ustedes, viene a cuento de la final de Copa que los hooligans del separatismo periférico se han propuesto convertir en eso que Amaiur y compañía definen como un acto de ‘afirmación nacional’, o sea, imponer las ideas de unos cuantos abroncando los símbolos de todos (…) Hace unos años, un distinguido magistrado estrella de la Audiencia Nacional –otro más– desestimó la demanda contra quienes, en la final de Mestalla, abuchearon el himno, humillaron al Jefe del Estado y zarandearon nuestra dignidad. Y una se pregunta hasta qué punto un país en las últimas como el nuestro aguantaría de nuevo otra patada en la espinilla como aquella. Plantillazo al orgullo patrio y al Código Penal”. ¿A quién se refiere Alfageme cuándo dice nuestra dignidad? La mía, se lo aseguro, no sufrió ni un rasguño.

Y ya en droga dura tenemos a José García Domínguez y Román Cendoya.  El primero, en Libertad Digital: “Desde el estalinismo a los nacionalismos varios, si algo han tenido siempre en común las religiones políticas, esas devociones laicas que ansían diluir al individuo en el magma uniforme de la masa, ha sido la capacidad para atraer hacia sí a las heces de la sociedad. Acaso de ahí la nausea moral que en todo espíritu elevado suscitan sus lerdos credos gregarios. Escoria como un tal Santiago Espot, de profesión organizador de pitadas en las finales de Copa (…) Un despojo humano, ese pobre Espot, que compatibiliza su querencia por el gamberrismo futbolero con la que es su verdadera vocación: ejercer de chivato policial. Pues sépase que se trata del mismo Santiago Espot que engrosará la pequeña historia local de la infamia por haber delatado a tres mil tenderos ante los comisarios lingüísticos de la Generalitat (…) Ése es el socio preferencial que ha elegido Duran Lleida (…) Los catalanistas, ya se sabe, siempre jugando a la puta y a la Ramoneta”.

Y el segundo, en la estela, aunque se refiere al voto de quienes“huyeron” del País Vasco. En La Gaceta: “Existe un pequeño territorio en España habitado por bárbaros terroristas que, tras 50 años de asesinar, extorsionar, amenazar y amedrentar a la población que no era como ellos, han conseguido gobernar mediante las urnas gracias a la cesión de Zapatero (…) Su conquista del poder es el resultado de un trabajo metódico, dirigido a conseguir que cientos de miles de vascos abandonaran los histéricos (sic) territorios (…) El territorio gobernado por Bildu es el más radical de los tres. El que más ha sufrido. Siempre se le llamó Guipúzcoa. Hoy desde que lo gobiernan los malvados se le conoce por Bildustán”.

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO
(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

“Entre todas las regalías que tienen algunos trabajadores sobre el resto, uno de los más discutidos es el del despido de los funcionarios. Los corrillos se preguntan por qué los funcionarios no pueden ser despedidos o por qué son trabajadores blindados. Aprovechando también la senda reformista del Gobierno de Rajoy, quizás sea el momento de revisar el ‘blindaje’ laboral al que se aferran los funcionarios españoles, para que, cuando las circunstancias lo requieran, las leyes permitan al entramado público adaptarse a cada situación”.

Francisco ArandaLibertad Digital, 24 de mayo de 2012.

José María Izquierdo, El Pais

http://blogs.elpais.com/ojo-izquierdo/2012/05/-que-son-pocos-y-cobardes.html

About Marc Leprêtre

Marc Leprêtre is researcher in sociolinguistics, history and political science. Born in Etterbeek (Belgium), he lives in Barcelona (Spain) since 1982. He holds a PhD in History and a BA in Sociolinguistics. He is currently head of studies and prospective at the Centre for Contemporary Affairs (Government of Catalonia). Devoted Springsteen and Barça fan…
This entry was posted in News and politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s