La corrupción azota de nuevo al ‘calcio’

Otra tormenta ha embestido el calcio a pocos días de que comience la Eurocopa. Ya sucedió en 2006, pocas semanas antes de que empezara el Mundial de Alemania. Aquella vez fue la compra de árbitros por parte deldirector general del Juventus, Luciano Moggi. Ahora, presuntos amaños de partidos y apuestas ilegales. Hay 19 detenidos, 150 investigados y, según el instructor del caso, Roberto di Martino, la trama puede llegar “hasta el infinito”.

El escándalo, que ya ha ascendido a la Serie A e incluso salpicado a la selección nacional, se nutre de una larga lista de arrestados, entre los que se encuentran Stefano Mauri (capitán del Lazio) y Omar Milanetto (Pádova), y de investigados. Entre estos últimos destacan cuatro nombres ilustres: el de Christian Vieri, exjugador del Inter y el Atlético, el de Antonio Conte, entrenador de la Juve, flamante ganadora del scudetto, y el de los internacionales Domenico Criscito y, según varios medios, Leonardo Bonucci.

Criscito recibió ayer la notificación de la policía cuando se encontraba en Coverciano, sede de Italia, entre los 32 preseleccionados por Cesare Prandelli para jugar la Eurocopa. El ahora lateral izquierdo del Zenit de San Petersburgo, ex del Génova, fue excluido de la lista para la cita de Polonia y Ucrania y acordó con los directivos de la federación abandonar la concentración.

A todos se les acusa de un supuesto delito de asociación delictiva dedicada a la estafa y al fraude deportivo. Bonucci, defensa de la Juve, ya se encontraba de camino a Parma en el autocar de la selección, que esta noche disputará su primer amistoso. Prandelli tiene que entregar hoy, a las 12.00, la lista de los 23 y hacer los dos descartes. “Lo de Bonucci a nosotros no nos consta. No nos ha llegado ningún aviso. Estamos tranquilos”, dijo el seleccionador.

El origen del escándalo se remonta a junio de 2011. La fiscalía de Cremona (norte de Italia) ordenó la detención de 16 personas por el amaño de 18 partidos de Segunda y Tercera. La investigación se centró entonces en el Atalanta, que acababa de lograr el ascenso a la Serie A, que fue penalizada con la pérdida de seis puntos, y el Siena. A aquellas detenciones se fueron uniendo otras hasta llegar a 40. En las Navidades fue detenido el capitán del Atalanta, Cristian Doni, que pasó varias noches en la cárcel. Pero el salto cualitativo se produjo en la madrugada del lunes. Además de a Mauri y Milanetto, la policía se llevó por delante a Cristian Bertani (Sampdoria), Paolo Acerbis (Vicenza), Alessandro Pellicori (exdelantero del Torino), Marco Turati (Módena), Matteo Gritti (Petrolul Ploiesti) e Ivan Tisci (exmedio y ahora director deportivo).

También saltó enseguida el nombre de Antonio Conte, cuyo domicilio fue registrado por los investigadores, que le requisaron el ordenador y el móvil. Su nombre había salido en varios papeles, ya que un exjugador a sus órdenes durante su etapa en el Siena (2010-2011), Filippo Carobbio, le había acusado de estar al tanto de los amaños. “Antes del partido contra el Novara, Conte entró en el vestuario y nos dijo que estuviéramos tranquilos, que habíamos alcanzado un acuerdo para empatar”, declaró Carobbio ante la fiscalía. Hay ocho partidos del Siena investigados.

La actuación policial de ayer supone un salto cualitativo por cuanto hasta ahora el foco había estado en Segunda y Tercera y ahora ya se investigan siete partidos de la Serie A, todos ellos de la temporada 2010-2011: Nápoles-Sampdoria (30 de enero de 2011, que terminó 4-0), Brescia-Bari (6 de febrero de 2011, 2-0), Brescia-Lecce (27 de febrero de 2011, 2-2), Bari-Sampdoria (23 de abril de 2011, 0-1), Palermo-Bari (7 de mayo de 2011, 2-1), Lazio-Génova (14 de mayo de 2011, 4-2) y Lecce-Lazio (24 de mayo de 2011, 2-4). Las apuestas ilegales de este último, según el juez instructor de Cremona, Roberto di Martino, habrían supuesto ganancias de dos millones de euros; 600.000 se habrían utilizado para corromper a jugadores y directivos.

El actual técnico de la selección de Irlanda y ex de la italiana, Giovanni Trapattoni, que ayer concentró a los suyos en Montecatini, a unos 40 kilómetros de Coverciano, resumió con amargura el sentir de la afición: “Como italiano, la primera sensación es que en el extranjero se ríen de nosotros. Nos consideran mafiosos y gente que se dedica al trapicheo. Eso duele”. El presidente del Juventus, Andrea Agnelli, dijo que el club cree en la inocencia de su técnico y de Bonucci. “No entiendo por qué el juez instructor no me ha interrogado antes de inscribirme en el registro de los investigados. En el Siena hicimos una temporada extraordinaria. Mis chicos y yo no tenemos nada que ver con todo este asunto”, declaró Conte.

El CONI (Comité Olímpico Italiano) mostró su “indignación” con el enésimo escándalo que ha embestido el calcio. Igual que en 1982 (apuestas ilegales), igual que en 2006 (compra de árbitros). Esos dos Mundiales los ganó Italia. Ahora, camino de la Eurocopa, otra tormenta.

Pablo Ordaz/Eleonora Giovio, El Pais

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/05/28/actualidad/1338238608_265756.html

About Marc Leprêtre

Marc Leprêtre is researcher in sociolinguistics, history and political science. Born in Etterbeek (Belgium), he lives in Barcelona (Spain) since 1982. He holds a PhD in History and a BA in Sociolinguistics. He is currently head of studies and prospective at the Centre for Contemporary Affairs (Government of Catalonia). Devoted Springsteen and Barça fan…
This entry was posted in Soccer. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s